sábado, 5 de mayo de 2007

El Padre Miguel, videntólogo.

Su nombre completo es Miguel Mans Mena, pero todos le conocen como el Padre Miguel. Tiene 50 años y es un sacerdote que ensalza el celibato.
Se comporta como un verdadero camaleón que adopta la imagen que desea el interlocutor, pero en realidad es un cobarde que teme constantemente por su vida y lamenta la superchería que predica. Paga las mensualidades del geriátrico donde vive su anciana madre pero no va a verla mas que una vez al año, en navidad, procurando no coincidir con la visita que hace también por esas fechas su único hermano,
también sacerdote. Es tutor espiritual de la vidente María Luisa Clermont, y se encarga de la organización de las apariciones y de la consiguiente tesorería. Inició estudios de teología mística pero no los terminó. Dice ser videntólogo: experto en videncias y en exhorcizaciones, a sabiendas de que nadie podrá nunca corroborarlo. No desaprovecha ninguna ocasión de pedir donativos para la construcción del futuro santuario que pretende levantar en la finca donde se aparece la Virgen Negra.
En el fondo lo que quiere es conseguir notoriedad y poder. Y sabe que, para conseguirlo, necesita que las apariciones de la Virgen a Maria Luisa Clermont resulten epatantes.
Socialmente está bien considerado. Es respetado en su ambiente y se le tiene por buen tutor espiritual de la vidente María Luisa Clermont. Gusta de acudir a actos protocolarios, inauguraciones de eventos, presentaciones de libros, conciertos de música de cámara, etc. Se relaciona con los políticos locales y es invitado en ocasiones a debates televisivos sobre cualquier tema de actualidad, preferentemente sobre las apariciones de la Virgen.Sus aficiones, aunque inocuas, no son confesables. Disfruta con alguna inocente perversión, como vestirse la casulla y la tiara, en el cuarto de aseo de María Luisa Clermont, para masturbarse mordisqueando una manzana mientas imagina a Triple Eme reconvertida en la primigenia Eva.
Respecto a sus fobias es destacable la que manifiesta a todo superior jerárquico, debido a la cual, ante la presencia de algún obispo, suda exageradamente y le sobrevienen temblores en el párpado del ojo izquierdo.
Su padre Carles Mans, minero, murió en 1965. La madre, María Mena, que tiene 87 años de edad, vive recluida en un geriátrico de la ciudad condal, cerca de su otro hijo, César, un año menor que Miguel, también cura. María Mena, tras pasar cincuenta años viuda y sola, ahora padece alzheimer y no reconoce ni a Miguel ni a César cuando van a visitarla en navidad; por separado, ya que entre ellos no se hablan. César Mans Mena, sacerdote diocesano de Teruel, considera que su hermano, el Padre Miguel, es un irresponsable ávido de poder, condenado al infierno.

Siendo adolescente, las noticias de las apariciones de Fátima eran muy comentadas por los muchachos que estudiaban con él en el Seminario. En esa circunstancia, una noche vio una luz cegadora tras la ventana de la habitación y supuso que era la Virgen, así que se hincó de rodillas y durante tres horas rezó veinticuatro rosarios. Al día siguiente narró la experiencia a sus compañeros y fueron todos a su habitación a esperar que se repitiera el evento, pero allí no pasó nada. Acudieron durante varias semanas, en vano. El mismo padre Miguel esperó más de un lustro. Nunca volvió a ocurrir. Lo terrrible de aquel suceso es que, desde entonces, sus compañeros olvidaron la cuestión y jamás le echaron en cara aquel percance. Sólo sonreían.
Recientemente el obispo le nombra tutor espiritual de la vidente María Luisa Clermont, a quien aconseja sobre doctrina y, de paso, sobre finanzas. Abandona estudios de teología mística cuando cree que ya le rentan suficiente en los debates televisivos. Dice haber exorcizado a dos adolescentes de Vallecas, poseídas por Lucifer. No desaprovecha ninguna ocasión de pedir donativos para la construcción del futuro santuario que pretende levantar en la finca donde se aparece la Virgen Negra. De su amistad con el concejal de urbanismo obtuvo la información de una inminente recalificación de terreno que afectaba a dicha finca, así que se apresuró a registrarla a nombre de la sociedad “Paraíso, S.L.”, en la que María Luisa Clermont da la cara con un minoritario 2% y él tiene poderes absolutos con un 98%.
De entre los fieles devotos que acuden a las apariciones, hay una persona que le enerva: Triple Eme. El Padre Miguel está desconcertado por la ambivalencia de sentimientos que siente hacia esta mujer, cuya sola proximidad le pone en erección. Pero sabe que se trata de la amante de Dollar, lo cual le hace intocable.
Además Triple Eme es una fuente inagotable de ingresos, sobre todo desde que insiste a golpe de billetes en que la Virgen Negra debe acudir a la coronación de la Virgen Blanca. El Padre Miguel no se hace preguntas, toma el dinero y aquilata el “Paraíso,S.L.”. Sabe que el hijo de María Luisa Clermont está en la cárcel, a pesar de lo cual nunca ha propuesto visitarlo, al fin y al cabo ni siquiera él visita a su propia madre. La sorpresa le llega de modo violento, en casa de la vidente, y no fue tanto el violento empujón que recibió cuanto la certidumbre de que sus privilegios iban a desaparecer... Ahí empieza nuestra película.

CUADRO RELACIONAL DEL PADRE MIGUEL:
Don Limpio. No es relevante.
Albino. Con su presencia siente amenazado el futuro del negocio de las apariciones.
María Luisa Clermont. Abusa de la fragilidad mental de María Luisa Clermont y le sugestiona con las descripciones de otras apariciones marianas y de otros comunicados de la Virgen producidos en la historia. Ha hecho creer a María Luisa Clermont que sus palabras son de origen divino pero que el privilegio de escucharlas es solo de ella. Le ha convencido de que la Virgen le habla a su través, para luego hablar a los demás a través de ella.
Dollar. Es la mano que mueve los hilos de Ememé, el cajón de donde sale el dinero.
Morgan. Relación circunstancial.
Pompeyo. Acepta el dinero que le ofrece.
La Virgen Negra. Excusa para manipular a María Luisa Clermont y convertir en suculentos donativos la bendición de objetos de culto, como rosarios y estampitas.
La Virgen Blanca. Realiza gestiones con el obispo y la Junta de Cofrades.
Triple Eme. Ha establecido una singular relación con Triple Eme, sabedor de que la servidumbre a la amante de Dollar es una inagotable fuente de donativos. Dice que ve la mano del destino en la coincidencia de las iniciales de sus respectivos nombres:
Triple Eme se llama María Manuela Montero (MMM) y él Miguel Mans Mena (MMM). La acompaña siempre en cada acto y también está junto a ella en mitad de la plaza, tras ella, pegado a ella por el empuje del gentío, padeciendo una gran erección, sintiendo una excitación enorme, cuando se produce la explosión.

* Ilustración: Detalle lateral del tríptico "El pecado", de Andrés García Ibáñez.

Ngema, la enfermera

Su nombre es Ngema, tiene 25 años, es natural de Cabo Verde, negra, muy guapa, de dulce mirada. Trabaja como enfermera en el hospital de campaña de Kenema, en el equipo de Manuel Tabens, con quien mantiene una relación sentimental. Le conoció formando ambos parte de una intervención quirúrgica, proceso convirtieron en una subliminal declaración de amor. Aspira a vivir en Sal, junto a Manuel Tabens. Ha reforzado y hecho suyo el sueño profesional de su amado, que quiere construir un hospital, de modo que ahora proyectan un futuro en común.CUADRO RELACIONAL DE NGEMA:
Albino. Sólo al final.
Kopi. Sólo al final.
Dollar. Es uno de sus pacientes en el hospital de Kenema. Morgan. Circunstancial.
Pompeyo. Circunstancial.
La Virgen Negra. Despedida en el aeropuerto de Kenema. Manuel Tabens. Su compañero y jefe médico. La persona con la que proyecta convivir, en Sal.

viernes, 4 de mayo de 2007

Pompeyo, geranio y marihuana.

Se llama Dictinio Pompeyo, aunque sólo utilizó el segundo nombre. Es negro y gay, tiene 60 años, está soltero. Aunque licenciado en ingeniería agrónoma, es experto en armas y en electrónica. Es, junto a Morgan, un hombre de confianza de Dollar.
Su personal visión del mundo no coincide en nada con la visión de los demás. Hombre de pocas palabras, Pompeyo tiene una mirada lánguida y ademanes pausados, aunque a veces le sobreviene una agitación violenta y breve que sorprende a los desconocidos.
Viste siempre de manera desenfadada y colorista, muy personal. Está colgado casi todo el día.
Colecciona pistolas y cultiva geranios y marihuana, que exhibe en macetas aplicadas linealmente a lo largo de doscientos metros, en Arganría. No tiene aspiraciones más allá de ver crecer sus plantas medicinales. Del geranio extrae un néctar para curar a Morgan la melancolía. De la maría obtiene su propio consuelo. Mantiene que hay que dar la vida por algo, pero por algo, a ser posible, insignificante.
Sus antecedentes familiares se pierden en la nube sosegada de la memoria. Su padrastro, de nombre Dictinio, fallecido hace cuarenta años, era el cura párroco de Báscones de Ojeda. La madre, Pompeya Ruiz, fallecida hace veinte, era la ama de llaves, la sacristana. Sus hermanos Emiliano, Fermina, Elpidia y Cosme, todos fallecidos tempranamente por diferentes causas comunes. La muerte de los familiares marca a Pompeyo desde su adolescencia: Cuando su padre Dictinio y su hermana Fermina fallecen casi a la vez a causa de un trombo en alguna arteria, Pompeyo descubre las propiedades benefactoras de la maría para prevenir el infarto. Su madre Sagrario sufre una larga agonía y Pompeyo investiga sobre el subconsciente Freudiano. En el transcurso del fallecimiento de sus hermanos, Pompeyo escribe en un esquema las fechas de nacimiento y muerte de cada uno, incluyendo la de su madre, la de sus hermanos entonces vivos y la suya. Y propone que se hagan apuestas. Ya en edad adulta, Pompeyo solo atiende las indicaciones de Dollar. Disfrutra conduciendo el cochecito de golf. Y manipulando sus pistolas, algo que hace con discreción, mientras ha bla de otra cosa, sin que nadie se percate. Puede decirse que cumple los encargos de Dollar... profesionalmente.CUADRO RELACIONAL DE POMPEYO:
Albino. Pompeyo le observa a todas horas con curiosidad. Es el primer expresidiario
que conoce verdaderametne inocente. Pompeyo sabe que fue Morgan quien se cargó al cajero -de nombre Hermenegildo-; crimen que la policía endosó a Albino. Aquel suceso Pompeyo lo interperetó en clave de revelación, esto es: Albino tiene poderes.
Copi. Relación circunstancial. 

María Luisa Clermont. Relación circunstancial.
Padre Miguel. Pompeyo media, encargado por Dollar para sobornarle con discreción. 

Dollar. Su jefe y a la vez su amigo incuestionable.
Morgan. Mantiene una fuerte relación de amistad, de modo que la depresión que sufre Morgan también repercute en Pompeyo y favorece la rabia con que, en el momento final...

Triple Eme. Daría su vida por ella, solo porque es la chica del jefe. Mantiene que hay que morir por alguna tontería.
La Virgen Negra. La mira siempre que tiene ocasión porque él no acaba de entender lo que pasa con esta virgen. Aunque no pregunta porque es evidente que los demás están en su misma situación. 

La Virgen Blanca. Ninguna relación.
Don Limpio. Le tiene fobia. Cada vez que se topan, Pompeyo sonríe y se le insinúa sexualmente.
Manuel Tabens. Relación circunstancial

sábado, 28 de abril de 2007

Don Limpio, inspector jefe.

El ceño fruncido revela un carácter fuerte y un comportamiento reflexivo pero mordaz, quizá por momentos un tanto déspota. Todo el mundo le conoce por el apodo: Don Limpio. Tiene 65 años y está Divorciado. Es el inspector jefe de la policía de Ciudad. Su currículo es extenso y está lleno de casos resueltos, a excepción del expediente de Dollar, abierto aún a su pesar. Muy pocos saben que se llama Manuel Espartero y que desciende en línea directa del General de dicho nombre, jinete de un caballo de bronce que los tiene tal que así. Quiere jubilarse poniendo a su carrera un broche de oro: apresar a Dollar. Para ello necesita sorprenderlo in fraganti, con las manos en la masa, y para esa sorpresa requiere de la colaboración interesada de Albino y del apoyo de la agente en práticas Copi. Don Limpio es un inspector efectivo pero huraño. No mantiene relaciones con nadie fuera del ámbito del trabajo.
Es un confeso y notorio cleptómano, variante ¿me dejas un bolígrafo? Y tiene fobia a las nuevas tecnologías.
Antecedentes familiares: El padre, Manuel Espartero, fallecido hace veinte años, era un teniente de la Guardia Civil muy aficionado a la astronomía. Decía descender del General Espartero y trató sin éxito de que le fueran reconocidos los títulos de Vizconde de Banderas, Conde de Luchana, Duque de la Victoria, Duque de Moreli y Príncipe de Vergara. La madre, Agustina Mendes, fallecida hace sólo diez años, tuvo una vida anodina, sometida a la voluntad del marido, primero, y de su único hijo, después. Durante la última adolescencia, asiste al mismo colegio que Dollar, ambos comparten asignaturas y juegos pero es Dollar quien destaca sobre él. Es en ese período cuando un profesor le descubre robando un lápiz, y da en llamarle Don Limpio. Al margen del colegio, otro suceso marcó su niñez: estando paseando con su padre, que se desplaza en silla de ruedas, son atacados por dos delincuentes. Al padre le dejan tirado mientras destruyen la silla a martillazos. Don Limpio-niño les hace frente pero le tumban del primer sopapo. Ya por entonces cuenta  con una notable colección de útiles de escritura. Ha aprendido la técnica de la serigrafía y la emplea para personalizar sus bolígrafos. Entra en la policía y allí pasa toda su vida laboral, recorriendo el escalafón peldaño tras peldaño. Ahora se va a jubilar, pero antes quiere detener a Dollar, a quien somete a un fuerte control de seguimiento. Su colección de bolígrafos, serigrafiados con su apodo, ocupa una habitación presidida por la foto del General Espartero.

CUADRO RELACIONAL DE DON LIMPIO:
Albino. Le trae sin cuidado, pero lo utiliza a favor de sus intereses. Teniéndolo como infiltrado podrá determinar el lugar y el momento en que atrapar a Dollar.
Copi. No consigue domeñarla. Hay una guerra no declarada entre ellos, donde están en juego dos concepciones distintas de la sociedad y de la justicia. Cuenta con la colaboración técnica de Copi para determinar el lugar y el momento exacto donde lograr capturar a Dollar.
María Luisa Clermont. Sólo al final entra en relación directa, cuando sospecha que le han tomado el pelo y que el robo de la corona podría ser una trampa. Tras la explosión y a pesar de haber resuelto el caso y recuperado la corona, Don Limpio descubre que el abuelo de Albino se llamaba Andrés Clermont, no Pablo Ruiz como afirmaban, lo cual le hace sospechar que las pinturas que guarda en casa María Luisa Clermont son de Picasso y que el zulo de la iglesia de Santiago ha servido a Dollar para esconder el verdadero motivo –sea el que fuere- de su intervención. Pero al requerimiento de Don Limpio de por qué María Luisa Clermont llama Pablo Ruiz a su padre, cuando en el registro consta el de Andrés Clermont, aquella responde en francés diciendo que “cochon, porc, les enfants de la patrie”.
Padre Miguel. Sin relación directa. Salvo petición de bolígrafo.Dollar. Es su pesadilla. El único delincuente que todavía no ha podido detener. Siendo niños estudiaron en el mismo colegio y Dollar siempre le superó en todo, tanto en los estudios como en los juegos, de modo que ahora Don Limpio ha encontrado la ocasión de vengarse.
Morgan. Sin relación directa, salvo los encuentros propiciados por la compañía de Dollar. Y las peticiones de bolígrafos.
Pompeyo. Sin relación directa, salvo en el momento final, frente a la iglesia Santiago, junto a Dollar y Morgan, cuando...
La Virgen Negra. Sin relación directa.La Virgen Blanca. Sin relación directa.
Triple Eme. Tiene hacia ella un trato especial, rancio, quizá porque la considera propiedad de Dollar y el morbo de esa circunstancia le atrae.
Manuel Tabens. Le detiene acusándolo de formar parte de la banda de Dollar, pero no logra reunir pruebas suficientes y se ve obligado a ponerlo en libertad.

  • En la ilustración he "serigrafiado" los bolis con el nombre del personaje, intentando una anticipación para ver qué tal quedaba. Alguien ha sugerido registrar la marca "Don Limpio" para los bolígrafos que van dejando chorretón de tinta como los caracoles baba. Es una idea. Atentos, emprendedores.
  • El cuadro de Picaso también lo he manipulado, por interés argumental. Pero, aunque la modificación es apreciable a simple vista, no voy a decir en qué consiste, a ver si el cuadro cuela como verdadero.

viernes, 27 de abril de 2007

Manuel Tabens, médico en Kenema.


Manuel Tabens es un médico español de 45 años, entregado a labores humanitarias en el hospital de Kenema (Sierra Leona). Está sentimentalmente unido a una enfermera de Cabo Verde llamada Ngema. Tiene buena presencia y buen carácter, aunque denota estar de vuelta de las cosas. Como responsable del hospital que la ONG a la que pertenece tiene instalado en Kenema, es capaz de evaluar la acción fraudulenta en la que se ve inmerso y extraer un beneficio para la colectividad, sin entrar en otro tipo de consideraciones morales.Su sueño es llegar a construir un hospital en Sal (Cabo Verde) y trabajar allí, junto a Ngema. Dollar le ha prometido los fondos necesarios para llevar a cabo esa construcción a cambio de determinada colaboración.
Manuel Tabens está en un país extranjero y se encuentra desbordado por el trabajo, a consecuencia de lo cual su círculo de amistades es prácticamente inexistente. Los pocos momentos de tranquilidad los dedica a la lectura y a su amada Ngema. Tiene fobia a los sacerdotes de cualquier religión.
Su padre, Marcial Tabens, fue abogado y embajador de España ante el Estado Vaticano. Una vez jubilado, se quedó a vivir en Roma. Su difunta madre, Agustina Velarde, era licenciada en derecho y funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores cuando murió accidentalmente durante un safari en Kenia. Fue un matrimonio formalmente correcto y ejemplar en todo, incluso en el ideario postnacional neocatólico, que excluye contemplar siquiera la posibilidad de cualquier desastre en la praxis diaria. De hecho, los dos mayores dramas familiares, sin contar la posterior muerte de Agustina, ocurrieron cuando, primero, Manuel Tabens fue sorprendido, a los dieciséis años, compartiendo un porro con la sirvienta y en la cama de ésta; segundo, cuando su hermana Agustinita, dos años menor que él, fue sorprendida de la misma guisa con la misma sirvienta y en la misma cama. Actualmente Agustinita es profesora de lengua española en un colegio del Opus Dei en Roma.Manuel Tabens tuvo una infancia anodina en la que hizo acopio de todas las enfermedades conocidas: rubeola, sarampión, tos ferina. Sumó muchas horas de convalecencia, disfrutando de los mejores comics del momento. Aún adolescente, puso en marcha un programa de radio que pretendía ser solidario con el tercer mundo. La emisora fue cerrada debido a las presiones ejercidas por su padre. Recien licenciado en medicina, hace un viaje organizado a Etiopía. Sus compañeros regresan con un montón de fotos, pero él permanece en Adís Abeba tres meses más y cuando vuelve lo hace para especializarse en la lucha anti SIDA. Pasa a formar parte de una ONG y se establece en Kenema. Resumiendo: Manuel Tabens cree que el retraso impuesto por sus padres al desarrollo de la civilización, con su negativa acción en Roma, debe corregirlo él con su acción positiva en África. Viaja a Kailahun para atender al único convento católico de la región, el de las Monjas del Santo Cielo.
Ahí empieza la película... Manuel Tabens tiene un arco de transformación muy sutil pero visible. Se inicia manifestando su aplomo y entereza mientras actúa en una zona desestabilizada de Kailahun y termina con la evidencia de su incertidumbre en una ciudad supuestamente civilizada del primer mundo como es Ciudad.

CUADRO RELACIONAL DE MANUEL TABENS:
Albino. Sólo cuando regresa a Ciudad con la Virgen Negra, establece relación con Albino, si bien tal relación viene a ser fundamental en la solución de la trama.
Copi. La relación se insinúa al final y trasciende la historia.
María Luisa Clermont. Sin relación.
Padre Miguel. Sin relación.
Dollar. Focaliza con Dollar la atención sobre el Mac Gufin de la película. Forma parte del descubrimiento y también forma parte de su consecución.
Morgan. Relación coyuntural.
Pompeyo. Relación coyuntural.
La Virgen Negra. Recae en él el privilegio de ser el conductor, el que hará posible un final.
La Virgen Blanca. Sin relación.
Don Limpio. Sólo al final tiene un contacto circunstancial con Don Limpio, muy breve.
Triple Eme. Sin relación.

jueves, 26 de abril de 2007

Ememé y su gato.

Triple Eme es el apodo cariñoso que le puso Dollar para remediar las pretenciosas tres emes -"MMM"- con las que se hacía llamar María Manuela Montero, que tal es su verdadero nombre. Tiene 40 tacos, pero conserva todo el candor y la belleza de la juventud veinteañera. Vive para su gato Misiu, del que no se separa ni para visitar cada mes la finca donde se aparece la Virgen Negra. De hecho a Misiu lo tocó la Virgen y desde entonces tiene una mancha azul que no se le quita con nada. Triple Eme quiere que la Virgen Negra otorgue al mundo la paz espiritual duradera. Y para conseguirlo necesita el apoyo de la vidente María Luisa Clermont, para que la Virgen le escuche. Es insistente y refinada hasta la cursilería. Triple Eme tiene el mérito de mantener una bobería inmensa, megaboba elevado al cubo, se diría descendiente de aquella otra ascendente boba que García Márquez llamó Remedios la Bella. Una bobería por la que ha llegado a adquirir notoriedad. Mantiene una compostura como de otra época, años veinte, charlestón, sombreros de Reina Madre, etc. Acude a inauguraciones, estrenos, conciertos benéficos. Su sentida religiosidad es de sobra conocida en los ambientes pijos de la ciudad. Se codea con los personajes del mundo rosa y es pie de foto de numerosas revistas del corazón. Siempre con su gato Misiu en el regazo. El gato es su máxima afición y con él comparte una fobia: lor mardito roedore.
Su padre, Federico Montero, fallecido durante la niñez de Triple Eme, era médico anestesista y cofrade de la Virgen de la Esperanza. La madre, Asunción Huertas, fallecida poco después que su marido, era manola en la cofradía de la Santísima Vera Cruz. Entre ambos formalizaron un matrimonio convencional, católico, distante, que rezaba todos los días el rosario en familia, con sus cinco hijos varones y la pequeña Pitisú. De sus cinco hermanos, Aurelio y Carlos, fallecieron en accidente de tráfico. Pedro, Esteban y Daniel, residen en Australia, donde trabajan para MacDonals. Desde Australia envían cada año la cuota de la cofradía en la que les inscribió su madre. Triple Eme paga su cuota a la cofradía de la Virgen Blanca de la Esperanza; aunque más que la cuota, la recuota, es la suma de efectivo que Triple Eme lleva entregado al Padre Miguel, para mayor ornato de la Virgen Negra. Triple Eme vivió su niñez en permanente ensoñación y no tuvo adolescencia. Pasó de la niñez a la edad adulta en una transición sin sobresaltos: puede que ya fuera adulta en la niñez o que siga siendo una niña en la edad adulta.
Fue esposa del Director de la Caja del Círculo Católico de "Ciudad", hasta que Dollar la tomó como rehén contra un crédito privilegiado y logró quedarse con la pasta y con ella. Triple Eme era consciente de que se la consideraba parte de la transacción, como si fuera un mueble sujeto a embargo, y por eso precisamente consintió. Sólo puso una condición: que Dollar aceptara a Misiu, su gato.
CUADRO RELACIONAL DE EMEMÉ:
Albino. Sin relación sustancial.
Copi. Sin relación sustancial.
María Luisa Clermont. Es su maestra espiritual, a través de la cual puede pedirle a la Virgen la paz mundial y la vuelta a los cuarenta grados bajo cero en los polos de la tierra para detener el deshielo.
Padre Miguel. Le considera el gurú del grupo de los fieles seguidores de la vidente. El Padre Miguel está enamorado de ella y ella lo sabe y se deja meter mano aparentando estar preocupada por el gato.
Dollar. Es su pareja oficial, con una boda pendiente en permanente estado de aplazamiento. Ella se sabe florero entre todas las propiedades de Dollar, pero se encuentra a gusto en ese estado.
Morgan. Sabe que es “la voz de su amo” y no tiene con él relación más allá de la condición de chófer, recadero o acompañante.
Pompeyo. Idem.
La Virgen Negra. Es su diosa, el faro que ilumina su espiritualidad, a quien encomienda sus acciones y a quien pide disculpa por sus pecados concupiscentes cometidos al consentir los tocamientos del Padre Miguel, así como los de...
La Virgen Blanca. Es cofrade de cuota. Y procesiona junto ella... siempre y cuando no coincida con algún acto de la Negra.
Don Limpio. Sabe que es enemigo de Dollar, a pesar de lo cual le tiene aprecio por el trato distinguido que le otorga.
Manuel Tabens. Sin relación.

Misiu, el gato.


Tiene 5 años. Es un hermoso ejemplar de sagrado de Birmania, robusto, pelo largo, coloreado de chocolate en el antifaz, las orejas, las patas y la cola, el resto blanco, incluidos los característicos guantes que lo distinguen de cualquier otra raza; la cabeza ancha, redonda, con mejillas llenas, enmarcando suntuosamente unos ojos vivísimos de intenso azul zafiro. Y una mancha singular, azul cobalto, en el entrecejo, por gracia de la Virgen Negra. Misiu sabe detenerse orgulloso, marca cada movimiento, iza su poblada cola de chocolate aún con mayor soltura que una ardilla y traza con ella un rizo a modo de saludo. Maúlla con desgarro. Suponemos que el gato está harto de Triple Eme y quiere vivir como un gato. De modo que no pierde ocasión para escapar de los brazos de su dueña. En la acción, nuestro gato manifiesta un claro arco de transformación, pasando desde un comienzo tranquilo, limpio y sometido, hasta un final nervioso, guarro y libre.
CUADRO RELACIONAL DE MISIU:
Albino. El gato tendrá un comportamiento singular con Albino.
María Luisa Clermont. A través de ella lo bendice la Virgen Negra.
Padre Miguel. Sugiere el transportin y tiene relación con la escena del robo del coche...
Dollar. Le odia.
Triple Eme. Está con ella a todas horas.
La Virgen Negra. Lo bendice

lunes, 23 de abril de 2007

María Luisa Clermont, vidente.


María Luisa Clermont, 55 años, viuda. Es madre de Albino. Tiene el pelo blanco y se pasa el día embobada. Vivió siempre en Andalucía, donde se casó a los 25 años de edad para ser viuda joven y encanecer de repente. Por su boca, con acento francés, habla la mismísima Virgen María, madre de Dios. Sus fieles seguidores le llaman cariñosamente "la vidente". Se deja aconsejar por el Padre Miguel.
Aspira a conseguir un mayor reconocimiento a su videncia, para lo cual necesita que su Virgen Negra profetice algún desastre importante.
No hace vida social. Cada día sale de casa únicamente para ir a misa y, cada mes, va a la finca donde se le aparece la virgen. Su videncia le ha hecho popular en los medios, de modo que es frecuente ver a periodistas gráficos acompañarla en sus desplazamientos. Sólo se relaciona con el Padre Miguel y con la Virgen Negra. Con sus seguidores mantiene la distancia y la compostura de cualquier diva.

El padre de María Luisa Clermont era Andrés Clermont, natural de Clermont, fotógrafo y gran amigo de Pablo Ruiz Picasso. Viajó a España con las brigadas internacionales, en calidad de reportero de guerra para la National Geographic. Conoció a María Luisa Jiménez en las trincheras que defendían Madrid. María Luisa Jiménez era catalana y sufragista, de modo que allí mismo se casaron por lo civil, en acto de guerra. Sobrevivieron a la masacre y huyeron luego a Toulouse, donde diez años mas tarde nacería su única hija, María Luisa Clermont. La niña pasó apenas una semana en Toulouse, pues a Andrés Clermont le encargaron un reportaje fotográfico sobre la fiesta taurina y decidió por su cuenta que el mejor sitio para hacerlo era Ciudad, dado que allí tenía casa su amigo Picasso. Y allí fue con su mujer y su hija, Y allí se quedaron para siempre.
De modo que la niña María Luisa Clermont sólo había estado su primera semana de vida en Toulouse, a pesar de lo cual, cuando se enfadaba, se enfadaba en francés y decía “cochon, porc, et les enfants de la patrie”. Por lo demás tuvo una infancia anodina, de imposible recuerdo.
Estudió con las Monjas de Santo Ángel de la Guarda y tuvo la especial adolescencia ñoña que propicia la educación impartida por las monjas del Santo Ángel de la Guarda. Lo único destacable es que por entonces añadió a su expresión de cabreo un final: "les demoiselles d’Avignon”.
Recién cumplidos los veinticinco se casó con Fermín Díez Díez, alias “Veinte”, y disfrutó de un matrimonio feliz durante tres meses, hasta que su marido murió en accidente de trabajo, el mismo día en que ella supo que estaba embarazada. Como le dieron ambas noticias a la vez nunca pudo saberse a causa de cuál encaneció. El bebé sietemesino también nació con el pelo blanco, de modo que, aunque le inscribió en el Registro Civil con el nombre de Fermín Díez Clermont, todo el mundo le llamó “Albino”. El nacimiento de su hijo fue, al decir de algunos, la causa de que perdiera la razón: tenía visiones celestiales. Al principio veía a Jesucristo, a San Pancracio, a Santa Teresa y la Virgen Negra de Kailahum, dependiendo del día. Con el paso del tiempo y las sutiles matizaciones del Padre Miguel, sus visiones se decantaron por la Virgen Negra, que incomprensiblemente habla a través de María Luisa Clermont con acento francés desde lo alto de una encina en una pequeña finca próxima a Ciudad.
María Luisa Clermont sólo lee los libros bendecidos que le lleva el Padre Miguel, un profesional exhorcista que ahora estudia la manera de librar a la vidente de unas molestas y diminutas culebrillas de color verde esmeralda que salen por la noche bajo su cama. El profesional, que además es teólogo, sigue la pista de San Pantaleón, considerando la coincidencia de la aparición de las culebrillas con el momento en que se licúa la sangre fósil de este santo. Por lo demás, a María Luisa Clermont sólo le incomodan los ángeles colibríes, con quienes discute a diario, pues se lo curran pasándole las hojas impares de los libros que lee por recomendación del Padre Miguel. Cree que esos diminutos ángeles no debían perder ni un minuto con ella, pues su desvelo no debe darse sino con la Virgen Negra.
Los fieles seguidores de María Luisa Clermont y de la Virgen Negra llegan por decenas, cada mes, hasta la finca de las apariciones. Vienen desde todos los puntos del planeta tierra, esperando una bendición y, si hay suerte, alguna profecía sobre próximos desastres. Mientras, en Ciudad, se prepara la coronación de la Virgen Blanca. Es agosto de 1992.En ese momento empieza nuestra película...
María Luisa Clermont tendrá un arco de transformación apreciable, en un crescendo sin interrupciones, pasando de ser una mujer ensimismada a una enajenada neurótica. Al principio comparte la visión de la Virgen y cierta capacidad de relación con las personas de su entorno, pero al final, tras el acontecimiento esperado, pierde el juicio por completo y desvaría ya sin solución posible; en francés.

CUADRO RELACIONAL DE MARÍA LUISA CLERMONT:
Copi. Relación circunstancial.
Don Limpio. Atiende al interés de Don Limpio por las pinturas que guarda en casa y le desvela su relación con el zulo de la iglesia de Santiago. Pero al requerimiento de Don Limpio de por qué llama “Pablo Ruiz” a su padre –abuelo de Albino-, cuando en propiedad su nombre es el de Andrés Clermont, María Luisa Clermont responde en francés diciendo que “cochon, porc, les enfants de la patrie”.
Albino. María Luisa Clermont presiente la llegada de su hijo a pesar de que hace diez años que no lo ve ni sabe de él, como si su naturaleza mística obrara el milagro de la maternidad aplazada, o como si los poderes de una vidente fueran escalables desde los asuntos universales de la divinidad hasta las emociones humanas de lo cotidiano. A pesar de eso, el comportamiento de María Luisa Clermont es convencional, alejado de cualquier floritura más allá de preparar su hijo un par de huevos fritos.
Padre Miguel. María Luisa Clermont reverencia al Padre Miguel. Da por supuesto que la dedicación a la videncia exige la supervisión de un representante de la Conferencia Episcopal, una obligación que lo es de origen divino. Ella se cuida mucho de que nadie se entere, pero en realidad la Virgen le habla a ella a través del Padre Miguel y sólo después la Virgen les habla a los demás a través de ella.
Dollar. Ninguna relación directa, aunque el Padre Miguel le ha hablado de las grandes sumas aportadas por Dollar a través de Triple Eme o de algunos otros de sus lacayos.
Morgan. Sin relación directa.
Pompeyo. Sin relación directa.
La Virgen Negra. Se le aparece cada mes un metro por arriba de la encina, habla con ella y le bendice algunas decenas de rosarios y de otras tantas estampitas, que luego los fieles pagan caras. Sólo María Luisa Clermont puede verla y la describe, para regocijo de fieles e infieles, con tanta desproporción que hasta la fecha no ha sido posible ninguna reproducción canónica. La única imagen que de momento se venera en casa de María Luisa Clermont es una réplica a escala de la Virgen Negra de Kailahum, hecha a mano por un chino del todo a cien. No obstante lo dicho, esa imagen de la Virgen Negra sale en procesión todos los meses hasta la finca de las apariciones y allí es cubierta de billetes con tanta profusión que hasta los no creyentes la encuentran guapa. Cuando la Virgen Negra habla a través de María Luisa Clermont, le sale a ésta una voz grave de cazallera que asusta. Muchos fieles interpretan, por el acento de la Virgen, que es posible que tenga alguna ascendencia francesa. Y algunos hay que le sacan un parecido de prima-hermana con la de Lourdes.
La Virgen Blanca. No tiene relación más allá de su presencia en la celebración de la ceremonia de coronación, que reúne a más de cincuenta vírgenes de todo el mundo en la plaza de la Constitución.
Triple Eme. Mantiene un contacto discreto con esta mujer, a pesar de que es asidua y emocionada participante de las apariciones. Está junto a ella en mitad de la plaza cuando se produce la explosión.
Manuel Tabens. Sin relación directa.

  • En el texto empleo el nombre "Ciudad" para preservar futuros intereses de localización, pues aunque de hecho vale casi cualquier ciudad española, el rodaje habrá de hacerse en aquella que más facilidades aporte a la producción.

domingo, 22 de abril de 2007

Copi, el flechazo.


Le llaman Copi, aunque su nombre es Eva Arbal Depora. Tiene 26 años y es una joven muy atractiva, de mirada soñadora, inquieta, noble, audaz. Copi es inspectora de policía en prácticas, bajo el mando de Don Limpio. Actúa como contacto entre la policía y Albino. En ocasiones, en contra de toda lógica, responde a los acontecimientos de manera intuitiva, sin pruebas racionales. Su verdadera vocación es la electrónica aplicada a las transmisiones. Se pasa el día manipulando cables y circuitos. ¿Y en cuanto a sus sentimientos? Se enamora de Albino la primera vez que lo ve. Don Limpio le ha asignado un cometido: averiguar el lugar donde Dollar cometerá el delito. Afortunadamente para ella, el cumplimiento de dicho objetivo implica la colaboración de Albino, de modo que si logra su objetivo profesional, logrará también su objetivo sentimental: estar al lado de su amor. Copi está bien considerada en el entorno policial… pero como profesional de la electrónica. La admiran como mujer, y allá por donde va arrastra consigo las miradas de todos. Sin embargo no es narcisista ni pagada de si misma, más bien al contrario, su belleza parece tan natural e irremediable como el aire. Y así se mueve, con aire e ingenuidad a partes iguales. Sus relaciones se circunscriben al ámbito doméstico o al entorno profesional.
Es aficionada al ajedrez –asiste regularmente a los principales torneos de la región- y colecciona miles de canciones en MP3. Disfruta bailando hasta la extenuación en las discotecas. Y participa en actividades que pretenden paliar el cambio climático.
Su padre, Francisco Arbal, es profesor de Instituto y su madre, Carmen Depora, funcionaria del Estado. Un matrimonio de clase media que ha sabido mantener la cordialidad en la relación familiar. Copi tiene dos hermanos mayores: Luis y Pablo. De la niñez y adolescencia de Copi le viene el apodo, a causa de un suceso que...
Sus amigos en esa época son sus hermanos y los amigos de sus hermanos, con los que juega al fútbol y acude a conciertos de heavy metal. Ya adulta, Copi asiste a movilizaciones ecologistas y en favor del tercer mundo. Practica yoga, realiza cursos de psicología conductual y oposita para policía. Adalid de la libertad y de la igualdad de la mujer, se enfrenta a cualquier discriminación y combate la imposición del uniforme vistiendo exageradas minifaldas.

Obtiene plaza como inspectora de policía, especializada en transmisiones, y le asignan la misión de controlar a Dollar.
Comienza nuestra película... en el momento en que Albino es puesto en libertad. Copi está con el inspector jefe Don Limpio, en su despacho, cuando entra Albino. Al instante Copi...

CUADRO RELACIONAL DE COPI:

Albino. Se enamora de él. Participa en el momento del Lady Club.
Don Limpio. Es su jefe inmediato. A Copi no le agrada, pero sabe que, estando bajo sus órdenes, logra estar cerca de Albino.
María Luisa Clermont. Sin relación directa, la interroga tras la explosión.
Padre Miguel. Tiene una causa con él en el epílogo.
Triple Eme. Sin relación directa.
Manuel Tabens. Comparte con él la sorpresa del final.

  • Ilustraciones extraídas de Internet y retocadas adecuadamente para la ocasión. El culito lo tomé del blog del “Diario de un Impresentable”, donde aparece firmado por “JS Fotografie”, y de él sólo retoqué los ppp y el encuadre, para ver qué tal queda en scope 1:2,35. Queda bien, ¿verdad?

viernes, 20 de abril de 2007

Descubriendo a Dollar


La madre de Domingo Llarús se llamaba Perla Llarús y hoy tendría 86 tacos de no haber fallecido al dar a luz a su hijo. Era una mujer independiente que coleccionaba macetas y gustaba de leer en francés y en inglés mientras ayudaba en el bar de su padre. Tuvo una relación con un tipo que desapareció de su vida sin haberse hecho acreedor a un nombre. Fue madre soltera en unos tiempos en que hacía falta mucho coraje para ser madre soltera, y mucho, mucho más coraje aún sabiendo que en el parto le iba en juego su propia vida. Dollar nació el primer domingo de enero, así que le registraron como "Domingo".

De manera inexplicable el abuelo, alcohólico, pudo ocuparse de la niñez de Dollar y durar vivo lo suficiente como para dejarlo con siete años a las puertas de un orfanato, en donde destacó por sus cualidades intelectivas, su facilidad para los idiomas y su resistencia al alcohol.

En la adolescencia fue becado por una fundación católica para estudiar en un centro religioso. Allí coincide con el niño Manuel Espartero, al que luego apodarían “Don Limpio” por su facilidad en “limpiar” -robar- los bolígrafos de los compañeros. Ya entonces, Domingo Llarús y Manuel Espartero entran en permanente competición, ganando siempre Dollar.

Transcurridos varios lustros, Dollar ha traficado con armas para Kabila, en el Congo y para Mugabe, en Zimbawe. La industria del armamento no tiene secretos para él. En todo ese tiempo cometió innumerables fechorías y algunos crímenes, Dollar ha tenido el dudoso mérito de promoverse como capo local de la delincuencia. Ahora tiene 60 años y es un tipo seguro de si mismo que sonríe de forma harto peculiar y viste con desenfado. Vive en el pueblo abandonado de Arganría, donde concibe su estrategia mientras juega al golf.
Se mantiene al margen de la sociedad pero sabe desenvolverse en ella. Es un voraz lector de ensayos y manifiesta una especial predilección por la filosofía. Su relación de pareja con "Ememé" hace tiempo que se convirtió en un tácito fair play. Cuenta con el apoyo incondicional de dos amigos, Morgan y Pompeyo, unidos a él con un fuerte vínculo de fidelidad y que nunca cuestionan sus decisiones. Es muy generoso con quienes están de su lado, sin embargo, la vida de los demás no tiene ningún valor para él. Le motivan los retos a superar, como el enfrentamiento con la policía, que lo ha reducido a un juego personal contra el inspector jefe Don Limpio. En ocasiones la policía acumula denuncias contra él que siempre resultan carentes de pruebas.

Y esa carencia tiene mucho que ver con Morgan y Pompeyo, los dos secuaces de Dollar. Ahora viajan los tres a Sierra Leona con la excusa de promover la búsqueda de agua potable, cuando en realidad pretenden traficar con diamantes. Pero el destino hace que se topen en Kailahum con la guerrilla del FRU.

Dollar se refugia en el único convento católico y allí la casualidad le hace descubrir un botín de 60 millones de dólares en efectivo. Un botín, pues, del que sólo él conoce el paradero. EN ESE MOMENTO ARRANCA LA PELICULA...CUADRO RELACIONAL DE DOLLAR:
Ememé. Es su pareja. Su relación hace tiempo que se convirtió en un tácito fair play.
Morgan. Absoluta complicidad. Un fiel amigo y a la vez esbirro diligente dispuesto a cumplir el mandato de su señor.
Pompeyo. Idem.
Manuel Tabens. Con él mantiene una postura ambivalente, puesto que entró en sus planes de manera casual, salvándole de una muerte segura, lo cual plantea una deuda inextinguible. Por otra parte le conmueve la utopía de pensamiento de este médico y le hace sentirse bien la posibilidad de ejercer con él cierto mecenazgo humanitario, que sin duda confunde a su eterno enemigo Don Limpio.
Albino. Utiliza a Albino como falso señuelo frente a la policía que se lo envía para espiarle. Siente hacia Albino la misma curiosidad que puede sentir un científico hacia el hámster del laboratorio. Le ha sacrificado ya una vez en el pasado, haciéndole pagar cárcel por un crimen ajeno, y está dispuesto a sacrificarlo nuevamente por el simple placer de ver triunfar su estrategia en el robo de sesenta millones de dólares.
Don Limpio. Lo considera un contrincante. Sabe que no puede permitirse un error porque el inspector caería sobre él, de modo que lo maneja con astucia y prepotencia, burlándose. En el desenlace final ejecuta una determinada simulación bien ensayada, que tiene mucho que ver con la personalidad cleptómana del inspector.

La Virgen Negra. Para él no es más que un medio. La adoración que esta virgen suscita en el entorno social, sabe emplearla en provecho propio.
Misiu: el gato que odia.


Junto con otros personajes como Copi, María Luisa Clermont, el Padre Miguel e incluso en nuncio del Papa, haremos posible una historia redonda, sin fisuras, con una tensión creciente, a ratos divertida y a ratos dramática pero, sobre todo, una historia muy, muy divertida. Con la generosa aportación de vuestros comentarios.

jueves, 19 de abril de 2007

Morgan y el ramo de flores

Traigo aquí uno de los comentarios recibidos:

"Estás seguro de que Morgan deja las flores directamente en la papelera? Un personaje así, que va a visitar a su mujer después de tantos años, debería tener una personalidad contrapuesta a la delictiva. Quizás un personaje familiar y cariñoso tendría más ángulos. Creo que dejar las flores en un florero e incluso mostrar algún contacto con su mujer, como peinarla o adecentar parte de su indumentaria podría servir."
El comentario llega a través de la opción "anónimo".
Os ruego que si utilizáis esta opción, firméis con al menos unas iniciales, para que pueda dirigirme a vosotros en las eventuales respuestas. En cualquier caso agradezco muchísimo este comentario porque es de los primeros y porque se ajusta muy bien al tipo de aportación que solicito.
Al grano. Debo decirte que sí pensé en esa faceta "familiar y cariñosa" del personaje Morgan, pero ten en cuenta que lleva 24 años viendo a su mujer en coma, en estado vegetativo; eso modifica la percepción que uno tenía de aquella persona, a la que termina por olvidar para convertirla en una simple cosa, un objeto con el que se siente una obligación moral, un acto rutinario. Desde hace 24 años acude al hospital con un ramo de flores que, al principio, tal vez dejara reposando en un florero. Seguro que Morgan, al principio, también haría a su mujer-cosa alguna caricia o adecentaría parte de su indumentaria, como tú dices, pero han transcurrido 14 años y Morgan está harto de todo, harto de si mismo, harto de su mujer-cosa. Por eso me decidí por un Morgan depresivo que cumple con su propio ritual y de alguna manera empieza por el final que ya conoce, esto es por poner el ramo directamente en la papelera. También pensé en que saludara y se despidiera pero creo que es más expresivo el silencio. En pie, mirando a su mujer-cosa desde la puerta, en silencio, seis segundos.
Tengo aún alguna duda sobre si aludir o no al número de ramos que le ha llevado durante todo ese tiempo. Por ejemplo que al tirarlo a la papelera citara el número, como reproche a ese empeño de su mujer-cosa en no despertar ni acabar de morirse nunca: "168" (24 años x 12 meses/año = 268 ramos de flores). Incluso llegué a valorar la posibilidad de que, nada más entrar en la habitación, se acercara a la cabecera de la cama y le atizara sucesivos ramazos a su mujer-cosa antes de arrojar el ramo estropeado a la palelera. (Del rostro de la mujer-cosa pueden brotar algunas gotitas de sangre). Una agresión bestial. Un agresión sin aparente justificación que muestra el grado de violencia de Morgan, a pesar de que este no altere su gesto facial, un gesto depresivo. ¿Qué tal incluir esta acción?

martes, 17 de abril de 2007

Albino y Scarlett Johansson

Albino, cuyo apodo no es metáfora sino constatación, tenía de niño una pequeña bizquera, tartamudeaba y, a poco que estuviera nervioso, le sobrevenía un tic de abanico, como si quisiera explicarse con las orejas. Pasó su infancia en un colegio religioso, menospreciado por todos sus profesores desde que al más tonto de ellos se le ocurriera bromear sobre los ancestros angelicales de la criatura.
Ingresó en la cárcel condenado por un crimen que no había cometido. Alguien le había descerrajado un tiro al cajero de la Caja del Círculo Católico, un tal Hermenegildo. Ya fue puta casualidad que Albino olvidara su DNI, un día antes, en la mesa del tal Hermenegildo. Treinta años y un día.
A lo largo del primer año de estancia en el talego, fue golpeado y violado repetidas veces por el más bestia del módulo de los bestias. El compañero de celda era profesor de taokuondo y tenía buen corazón. Albino cobró buena forma física, con mucho tesón, dejó de tartamudear, curó el tic y aprendió un golpe seco que se da en la nuez del adversario produciéndole la muerte en el acto. Lo probó con el más bestia, en presencia de los otros bestias, obteniendo un óptimo resultado y un bestia menos que, al decir de los reclusos, cuando fueron preguntados por la policía, murió de muerte natural, al tropezar.
Los siguientes dos años los pasó Albino muy tranquilo, respetado por todos, estudiando la carrera de derecho y planificando su venganza, que dio en llamar "la venganza de Don Hermengildo". A menudo soñó con una isla, una puesta de sol, una playa… y una mujer tan bella como la del cartel que presidía su celda, Scarlett Johansson, gracias a la cual mantuvo siempre la esperanza. Albino asistió asombrado a la reapertura de su caso, pues se alegaba detención ilegal, defecto de procedimiento, rogatorio improcedente, falsedad en las pruebas aportadas y prevaricación. Mientras tanto la policía supo que había metido la pata enchufándole a Albino un crimen que era de otro. Así que el juez aceptó el defecto de forma y le puso de patitas en la calle, con una indemnización de cien euros por cada uno de los dos años que pasó a la sombra. Es mayo de 1991, ahí empieza nuestra película...

CUADRO RELACIONAL DE ALBINO:
Copi. Flechazo. Albino sale de la cárcel y Copi es la primera mujer que tiene ante sus ojos. A partir de ese momento, busca la presencia de Copi y sueña con ella del mismo modo en que soñaba en la cárcel con el póster de Scarlett Johansson. De alguna manera los buenos sentimientos hacia Copi van poco a poco mitigando en él el ansia de venganza y logran que desista de sus propósitos contra Dollar.
Don Limpio. Es quien le pone en la pista del verdadero culpable. A Albino no le agrada, tiene un mal concepto del inspector jefe de policía, pero necesita saberse bajo su protección si quiere llevar adelante su venganza.
María Luisa Clermont. Cuando Albino sale de la cárcel tiene respecto a ella la convicción de que ha sido la peor madre del mundo, pero también ha entendido que María Luisa Clermont no es sino una víctima de las circunstancias. Desde la justificación, llega a asumir su filiación como un accidente y logra que la existencia de su madre no interfiera en sus sentimientos.
Padre Miguel. El sacerdote ejemplifica para Albino al despreciable intrigante que tanto amargó su infancia. Ahora Albino tiene capacidad para destruirlo, pero no lo hace, demostrándose así que en la generosidad reside la catarsis; se limita a expulsarlo simbólicamente de la casa de su madre, mediante un empujón terapéutico.
Dollar. Idealizó durante dos años de cárcel al criminal a quien habría de hacerle pagar la condena. Sin embargo, a medida que le va conociendo, el prototipo idealizado se esfuma y, en su lugar, aparece un tipo afable, interesado por su pasado, incluidas ciertas vivencias en un sitio emblemático de Ciudad que resultaron ser determinantes.
Morgan. Sabe que es un fiel esbirro de Dollar y procura no alterar esa condición.
Pompeyo. Idem.
La Virgen Negra. A través de su madre, esta advocación lo acompañó toda su vida, mortificándolo. Su postrer desenlace es para Albino una liberación.
La Virgen Blanca. La considera puro folclore, tramoya, coreografía.
Triple Eme. Al final de la historia, Albino obedece órdenes que afectan de manera decisiva a Triple Eme.
Manuel Tabens. Una relación determinante, que confluye en el mismo destino alejado de vírgenes y espantos clericales: una playa de ensueño en una isla en paz.

lunes, 16 de abril de 2007

El tipo se llama Morgan.


El tipo se llama Morgan y está casado con una mujer-cosa. Antes de casarse Morgan trabajaba de agente comercial de farmacia. Ya entonces especulaba con los pedidos y pasaba bajo mano a ciertos médicos sin escrúpulos medicinas que había liberado de un intenso control sanitario. Eso le proporcionaba unos ingresos extraordinarios a la vez que descubría en él una placentera tendencia hacia el delito. Su mujer entró en coma a causa de... Han pasado 24 años. Desde entonces Morgan manifiesta especiales habilidades en la extorsión y el crimen. Cuenta con un equipo de mercenarios, diestros en el manejo de las armas. Tiene una buena colección de cine en DVD. Y un todoterreno azul plata. Junto a Pompeyo, es un fiel guardaespaldas de Dollar. Los tres deciden viajar una temporada a un pais africano. Están esperando para embarcar en el aeropuerto de Ciudad, cuando acude a despedirles el inspector jefe de policía. Ahí empieza nuestra película...

CUADRO RELACIONAL DE MORGAN:
Albino. En los actos relativos a la preparación del golpe.
Copi. Relación circunstancial.
María Luisa Clermont. Relación circunstancial.
Padre Miguel. Relación circunstancial.
Dollar. Siente que le debe lealtad. Estar a sus órdenes le permite vivir relajado, no pesar.
Triple Eme. Con ella mantiene la distancia obligada.
Pompeyo. Comparte la defensa y protección de los intereses de Dollar dentro y fuera de Arganría.
Don Limpio. Mejor, evitarle.
Manuel Tabens. Relación circunstancial.

  • Nota: He incorporado a este texto una sugerencia de Portnoy que enriquece el pasado de Morgan y nos anticipa su propensión a delinquir. Agradezco a Portnoy su comunicación.